Buscador

Búsqueda personalizada

Viajar a Portugal por carretera se pone por las nubes

Una polémica medida que entra en vigor este jueves subirá el precio de los 'telepeajes' y complicará el modo de pago en las autovías

VIRGINIA LÓPEZ (Corresponsal en Lisboa)   07-12-2011
La medida es del anterior gobierno socialista de José Sócrates, quien en vez de colocar las habituales cabinas de pago, con máquina o funcionario, optó por unos modernos pero mucho más complicados arcos electrónicos que leerán las matrículas de los vehículos que circulen por estas carreteras. Para ello, los coches lusos tendrán queadquirir un dispositivo electrónico o pagar hasta cinco días después de su paso por las autovías en cualquier sucursal de correos para no ser multados.
La situación se complica aún más para los extranjeros, como ha sucedido en el norte con muchos gallegos -que han reducido sus visitas a Portugal o han buscado alternativas en carreteras nacionales-, donde este sistema de 'telepeaje' funciona desde hace más de un año y que ahora se extiende a cuatro autovías más, dos de ellas que conectan directamente con la frontera española, la A-23, que va desde Abrantes hasta Fuentes de Oñoro, en la provincia de Salamanca, y la A-22, conocida como Vía del Infante, que atraviesa el Algarve en dirección a Ayamonte, en la provincia de Huelva. Ambas carreteras son muy utilizadas por turistas, tanto los que visitan Lisboa como los que veranean en el sur luso, por eso esta medida podría acabar perjudicando al turismo con una drástica reducción del número de visitas, como se ha registrado en el norte de Portugal, con una disminución del 50% de la utilización de las carreteras con 'telepeaje'.
Precisamente por ello, para no obligar a los vehículos extranjeros a adquirir el dispositivo electrónico, que cuesta 27,50 euros, que se devuelven en caso de alquiler, más 6 euros la primera semana y 1,5 euros las semanas siguientes, además de lo que cuesten los peajes, el nuevo gobierno conservador ha inventado otras alternativas para pagar. se trata de unas tarjetas pre-pago recargables de entre 10 y 20 euros para períodos de tres o cinco días sin límite de kilómetros o con especificidad para el tramo que se va a recorrer.
Estas tarjetas podrán comprarse a través de la página de Correios de Portugalen una sucursal o en las áreas de servicio próximas a la frontera y serán indispensables para que los vehículos extranjeros no se encuentren con una multa en casa a la vuelta de su estancia en Portugal. Para los españoles que visiten el país con más frecuencia pueden comprar el dispositivo electrónico asociado a una cuenta bancaria española en cualquier sucursal de la Caixa Geral de Depósitos/Banco Simeón e España.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...