Buscador

Búsqueda personalizada

Más sabotajes al nuevo peaje del Algarve en Portugal

Lisboa. (EFE).- La introducción de nuevos peajes en Portugal continúa generando polémica, especialmente en la A-22, vía que conecta con Andalucía y que ha sido objeto del tercer sabotaje en menos de una semana. Según publican hoy medios lusos, el último de los incidentes ocurridos en esta autopista se produjo en la noche del viernes, cuando un grupo de individuos incendió una caja de comunicaciones al quemar los cables de fibra óptica a través de los que se transmite la información recogida por los pórticos electrónicos.
La instalación atacada se encontraba fuera de la propia carretera y fue reparada ayer por técnicos de la empresa concesionaria, Euroscut Algarve, cuyo accionista principal es la española Ferrovial. Según la compañía, la interrupción de las comunicaciones no supone que los pórticos electrónicos -donde se sitúan las cámaras que graban y registran las matrículas de los vehículos que pasan por bajo- dejen de funcionar, ya que disponen de un sistema de memoria propio donde almacenar estos datos.
La A-22 ha registrado tres actos de vandalismo desde la introducción de nuevos peajes, que entraron en funcionamiento el pasado 8 de diciembre en un contexto de fuertes críticas a la decisión del Gobierno luso de convertir las antiguas autovías en autopistas. Transportistas, empresarios del sector turístico, usuarios y vecinos de las localidades circundantes a estas vías -tanto del lado portugués como del lado español- han hecho público su rechazo a esta medida, con un coste por turismo de entre 11 y 19 euros por trayecto.
Especialmente complejo es el sistema para los vehículos extranjeros que circulen esas vías, ya que el propietario debe adquirir una tarjeta prepago o alquilar un dispositivo electrónico para evitar la sanción, ya que no permite el uso de tarjeta ni el cobro en metálico. Este proceso de conversión en autopistas de las antiguas SCUT (acrónimo de sin coste para el usuario en portugués) ha afectado también a la A-23 (que atraviesa la región del Alentejo), la A-24 (colindante con Galicia) y la A-25 (fronteriza con Salamanca).
El primer sabotaje en la A-22 se produjo el lunes, cuando fueron tiroteadas las cámaras de uno de los pórticos repartidos a lo largo de la autopista e incendiada la estructura donde están instalados los equipos informáticos del sistema de cobro. En la noche del martes, un trabajador de Euroscut resultó herido leve después de que un vigilante de seguridad de la concesionaria se acercara a un vehículo que consideró sospechoso y fuese recibido a tiros de escopeta.
Fuentes del organismo público que gestiona las carreteras lusas ("Estradas de Portugal") informaron de que en el incidente fue alcanzado por los tiros un vehículo próximo, cuyos cristales se rompieron e hirieron al empleado. La conversión en autopistas de las antiguas SCUT comenzó el pasado año con la creación de peajes en tres vías del norte del país, fronterizas con Galicia, por decisión del Gobierno, entonces de signo socialista. El actual Ejecutivo, conservador, justificó continuar con esta política por la grave crisis económica que atraviesa Portugal, que busca reducir el gasto del Estado para rebajar su déficit público.
http://www.lavanguardia.com/internacional/20111218/54242202603/sabotajes-peaje-algarve-portugal.html
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...